© Pablo Alfredo de Luca

DESPUÉS DEL FORO MUNDIAL DEL AGUA: ¿CUÁL ES EL ESTADO DE LA INTEGRIDAD DEL AGUA HOY?

Notas desde Corea sobre la iniciativa de gobernanza del agua de la OCDE y futuros pasos en materia de integridad del agua

Incluir la integridad del agua en la agenda del VII Foro Mundial del Agua

Hubo un cambio sustancial en el modo en que se presentaron la gobernanza y la integridad del agua durante el Foro Mundial del Agua celebrado este año en Corea.

El Foro de Marsella de 2012 supuso un gran paso adelante en la presentación de soluciones técnicas y de políticas a problemas relacionados con el agua, y en la definición de objetivos coherentes y ambiciosos para el sector del agua. Este año, numerosos actores interesados reconocieron los obstáculos sustanciales que aún enfrenta el sector en la implementación de soluciones en el terreno, y atribuyeron gran parte de estos escollos a la gobernanza del agua.

Lo que es más importante para nosotros, la Transparencia, la Rendición de Cuentas y la Integridad se mencionan ahora como aspectos integrales de una gobernanza más efectiva. A su vez, la participación de actores interesados se destaca como un factor clave de la solución.

Presentamos aquí dos novedades y ejemplos importantes.

Recibimos la grata noticia de que la Carta de Lisboa fue suscripta por 85 gobiernos que asistieron a la conferencia ministerial del Foro. La Carta de Lisboa fue formulada por la Asociación Internacional del Agua (International Water Association) y la Entidad Reguladora de Servicios de Aguas y Residuos de Portugal. Presenta una serie de principios y ofrece pautas para el desarrollo y la aplicación de marcos regulatorios para los servicios de agua. El principio segundo indica que “la provisión de servicios debería llevarse a cabo con rendición de cuentas y transparencia”. A continuación, la Carta describe las responsabilidades de los distintos grupos de actores interesados de observar estos principios al formular y aplicar políticas relevantes.

La Iniciativa de la OCDE para la Gobernanza del Agua publicó un conjunto de 12 Principios para la Gobernanza del Agua, redactados para determinar “el diseño y la implementación de políticas públicas tangibles y orientadas a resultados, basadas en las dimensiones complementarias de [efectividad, eficiencia, confianza y compromiso]”. Los principios relativos a confianza y compromiso aluden concretamente a la incorporación de la integridad y la transparencia en políticas públicas y en aspectos de gobernanza (principio 9), la interacción con actores interesados (principio 10), la equidad (principio 11), y el monitoreo y la evaluación (principio 12).

Los principios son el resultado directo de compromisos formulados en Marsella para llevar a cabo un seguimiento de los objetivos acordados entonces, y son el resultado de dos años de intensa labor por un grupo de trabajo integrado por más de 300 actores relevantes, incluidos WIN y varios de sus miembros. Aziza Akhmouch, titular del Programa sobre la Gobernanza del Agua de la OCDE, desempeñó un rol decisivo de promoción de los principios.

En el foro mundial del agua en Corea, el Secretario General de la OCDE, Ángel Gurria, se pronunció de manera vehemente a favor de los principios durante la sesión de apertura de la línea de trabajo sobre gobernanza efectiva del sector del agua. Manifestó su expectativa de que los principios sean adoptados por los Estados Miembros de la OCDE en junio, y concluyó su discurso instándonos a mostrar “audacia y ambición al formular en colaboración el ‘plan de implementación’ [para estos principios] en el período previo al VIII Foro Mundial del Agua en Brasilia en 2018 y posteriormente”.

Y comparto su opinión de que “a efectos de la definición de políticas públicas, ‘qué hacer’ es apenas el principio; ‘quién hace qué’, ‘por qué’ y ‘cómo’ son preguntas igualmente importantes”. Es en este plan de implementación práctica en lo que debemos enfocarnos ahora en relación con los principios, sobre todo en incorporar la integridad. Luego podemos aspirar a extender nuestras reflexiones y conclusiones a la implementación de los ODS sobre agua y la inclusión de la integridad como indicador de éxito.

Implementación de políticas para una mejor gobernanza: quiénes, por qué y cómo

Afortunadamente, el Foro también abrió algunos caminos para responder a estas complejas preguntas. Ahora debemos explorarlos más detenidamente y continuar documentando nuestros avances.

Quiénes

La participación de actores interesados es un recurso que contribuye a reducir al mínimo la captura de políticas. Creo que eso es vital.

Numerosos participantes en paneles sobre gobernanza del sector del agua hicieron hincapié en la necesidad de que se involucren una multiplicidad de actores interesados. Este fue un tema recurrente del foro, que se reconfirmó en los últimos informes de la OCDE: La gobernanza de las autoridades de regulación del agua (The Governance of Water Regulators), que concluye que “las mejores prácticas en la gobernanza del agua favorecen la toma de decisiones que se efectúa de manera inclusiva y desde la comunidad, y que involucra a diversos protagonistas y actores interesados”, y Participación de actores interesados para una gobernanza del agua inclusiva (Stakeholder Engagement for Inclusive Water Governance), que indaga sobre cómo conectar intereses locales, nacionales e internacionales.

Con el reconocimiento de un Derecho Humano Universal al Agua Potable Segura y el Saneamiento, los usuarios y actores interesados del sector deberán desempeñar un rol cada vez más activo como titulares de derechos, y no solo como beneficiarios pasivos de servicios. WIN continuará apoyando esta evolución e instando la participación de actores relevantes. Esto afianzará el paso de modelos de gobernanza determinados por gobiernos a una participación de múltiples actores interesados, y repercutirá en la demanda de mayor integridad.

Por qué

Esta demanda de mayor integridad, que impulsará la implementación de políticas relacionadas, está estrechamente ligada al contexto. Depende de la cultura y de los comportamientos locales, los cambios en las políticas y las condiciones políticas existentes. No será sencillo llevar esto a la acción, pero advierto señales incipientes de que seguirá evolucionando. Los obstáculos y problemas pueden activar la demanda. El Foro Mundial del Agua y también el último Foro Económico Mundial y numerosos informes de los últimos dos años no han hecho más que confirmar que se avecina de una crisis del agua y la urgencia de encontrar una respuesta efectiva.

El público, en calidad de titulares de derechos, incluido el sector privado, también exigirá mayor integridad, a medida que se incrementa el rechazo a la corrupción y sus efectos. Las nuevas herramientas en tecnologías de la información y la comunicación, y los avances en el modo en el que la información se provee y comparte, están cambiando el “clima de gobernanza” y podrían acelerar este proceso.

Cómo

Una manera de facilitar la reforma de políticas y su implementación, y de lograr nuestros objetivos relacionados con el agua con mayor integridad, es aprender de buenas prácticas y experiencias en curso. Durante la sesión organizada por WIN en el marco del Foro, denominada Integridad y transparencia para políticas exitosas en materia de agua: Desafíos y avances, tomamos conocimiento de tres ejemplos de cómo la integridad puede ser determinante para que una reforma de políticas y del sector tenga resultados satisfactorios. Estos ejemplos corresponden a China, Etiopía y Medio Oriente.

En China, una reforma en la fijación de las tarifas del agua destinada a usos agrícolas ha tenido como propósito fomentar el ahorro de agua y promover el desarrollo sostenible de la agricultura, a través de medidas como fortalecer el marco de monitoreo, esclarecer los roles de los actores interesados, diferenciar las tarifas según las condiciones locales y aumentar la participación pública. En Etiopía, el Ministerio de Agua e Irrigación participa en una nueva iniciativa con WIN y otros socios que propone incorporar principios sobre integridad a las reformas del sector, ahora que el país enfrenta serios desafíos a causa de, entre otras cosas, una elevadísima urbanización e industrialización. En Medio Oriente, IUCN y SIWI lideran un programa de fomento de capacidades para concienciar sobre la importancia de la integridad y entablar vínculos entre distintos niveles de intervención gubernamental.

Este último caso advierte sobre la importancia del desarrollo de capacidades como una condición clave para el éxito de las reformas. Será clave difundir cuáles son los derechos y responsabilidades de los distintos actores, y los posibles métodos y herramientas para promover la integridad.

Son muchos más los ejemplos de los cuales podemos extraer enseñanzas. Será interesante conocer los casos que publicará en los próximos meses la Iniciativa de la OCDE para la Gobernanza del Agua. También será valioso saber cómo evoluciona la nueva iniciativa de IRC y WSUP sobre financiamiento público para WASH. WIN seguirá documentando las experiencias más relevantes y sus enseñanzas.

Un segundo enfoque para contribuir a las reformas de políticas y su implementación consiste en que losindicadores y el monitoreo sean más efectivos, y tomen en cuenta la integridad. Definir indicadores adecuados es un ejercicio complejo. Como se analizó en la sesión del Foro Mundial del Agua, Contabilizar lo que cuenta: Acertar en los indicadores para una mejor gobernanza en el sector del agua, existen muchos tipos de indicadores, y cada uno presenta ventajas y desventajas. Considero que se necesitanindicadores de proceso para la planificación y el monitoreo, y que su uso y utilidad dependen de que haya compromiso con la integridad del agua en las máximas esferas políticas.

Por último, la comunicación honesta y periódica con actores relevantes y el público acerca de la implementación de políticas y el uso de los presupuestos es un elemento importante para generar y preservar la confianza y el compromiso. Establecer un nexo entre los problemas de gobernanza a largo plazo y abordar problemas con los cuales los usuarios puedan sentirse identificados representa un desafío considerable; sin embargo, la comunicación, combinada con explicaciones claras y el desarrollo de capacidades, será clave para que las personas puedan comprender y aceptar las restricciones necesarias a la implementación de las políticas.

 

Tras el Foro Mundial del Agua en Corea, continuamos luchando contra la corrupción en el sector del agua, y persistimos en nuestro esfuerzo por alcanzar un punto en el cual comunicar información transparente a las personas sea más valorado que formular promesas vacías.