Photo by Chile DGA:

Transparentando y abriendo información sobre el uso de los recursos hídricos en Chile

Una contribución de la Comunidad de Práctica sobre el Agua el Gobierno Abierto

Promover un gobierno abierto y otorgar poder a los ciudadanos a través de procesos de co-creación y el uso de las nuevas tecnologías podría resultar ser una quimera, y aunque constituye un desafío, existen avances en dicha dirección. Así lo evidencian las iniciativas contenidas en los planes de acción de los gobiernos que integran la Alianza para el Gobierno Abierto (AGA).

 

Gobierno abierto: Lanzamiento de iniciativas

En Chile, la Dirección General de Aguas (DGA), ha participado en los planes de la Alianza para el Gobierno Abierto (AGA) desde el año 2016. Esto es coordinado por la Secretaría General de la Presidencia (SEGPRES) que actúa como punto de contacto para la AGA en el país. Desde el primer Plan de Acción de Chile la SEGPRES ha incentivado un proceso participativo con organizaciones de la sociedad civil y organismos públicos y, a través de esa instancia, la DGA tuvo la oportunidad de presentar su primer compromiso en el Plan de Acción 2016-2018.

Este primer compromiso adquirido por la DGA se concretó a través de una aplicación web, que fuera de fácil acceso y comprensible para la ciudadanía. Dicha aplicación permitió la visualización a partir de la ubicación georreferenciada de las solicitudes de derechos de aprovechamiento de aguas presentadas a la DGA, tanto las finalizadas como aquellas en trámite. Otra característica de esta aplicación web es permitir la consulta en línea de la documentación pública relacionada a las solicitudes de derecho de aprovechamiento de aguas. De este modo, se puede conocer la demanda y concesión de los recursos hídricos en el país y se facilita el reclamo en caso de perjuicio.

Asimismo, esta aplicación también incluyó la visualización de la ubicación geoespacial de las denuncias presentadas por la ciudadanía relacionadas a las diferentes infracciones o transgresiones al Código de Aguas (C.A.). Entre las principales infracciones se encuentran: la construcción de obras no autorizadas en cauces (Art. 41 y 171 C.A), extracción de aguas no autorizada (Art. 20, 59 y 163 C.A.; Art. 42 y 43 D.S. 203/2013), e incumplimiento a las condiciones del ejercicio de los derechos de aprovechamiento de aguas (control de extracciones de aguas Art. 68 C.A).

 

Avances en el Cuarto Plan de Gobierno Abierto

ARTICULO 68°- La Dirección General de Aguas podrá exigir la instalación y mantenimiento de sistemas de medición de caudales, de volúmenes extraídos y de niveles freáticos, nivel superior de la capa de un acuífero, en las obras, además de un sistema de transmisión de la información que se obtenga al respecto y requerir la información que se obtenga. En el caso de los derechos de aprovechamiento no consuntivos, esta exigencia se aplicará también en la obra de restitución al acuífero.

Para el Plan de Acción de AGA 2018-2020, el compromiso #8 sobre recursos hídricos avanzó aún más en divulgar información al público y transparentar el uso de los recursos hídricos.

Un aspecto relevante a destacar es el cumplimiento a las últimas modificaciones al Código de Aguas, Ley 21.064, específicamente lo relacionado al artículo 68. En efecto, la DGA ha decidido poner a disposición del público, los datos de las extracciones de agua que informen los diferentes usuarios, entre los que se encuentran agricultores, empresas mineras, empresas forestales, y en general todos los titulares de derechos de aprovechamiento de aguas y los reconocidos por el sólo ministerio de la Ley.

En el marco del compromiso sobre agua del IV Plan de Acción de AGA de Chile, se definió que ello se concretaría a través de la implementación de una aplicación web en la cual la ciudadanía podrá conocer el caudal que se extrae desde las diferentes fuentes naturales. Esta información será generada exclusivamente por los diferentes usuarios que actualmente hacen uso del agua. El punto de extracción estará georreferenciado y expondrá los datos que permitan identificar cada punto de control, de este modo se permite obtener un monitoreo transparente e identificar los distintos tipos de usos en los que actualmente se aprovechan las aguas.

La información del punto de control entregada por los usuarios, se complementará con toda la documentación e información relacionada a la solicitud de derecho de aprovechamiento de agua, que se encuentra en poder de la DGA.

Con esta acción basada en la transparencia y acceso público de información sobre el uso del agua, se procura reducir la incertidumbre respecto de la disponibilidad del recurso, frente a la extrema situación de escasez hídrica que afecta a Chile, y que tiene a 56 comunas con decreto de escasez hídrica y a 111 con emergencia agrícola, y que en total afecta a más de 400.000 personas.

Con este proyecto, se procura brindar acceso a la ciudadanía sobre la totalidad de los datos vinculados a la extracción del agua a nivel nacional. Ello, a su vez, permitirá que los interesados puedan monitorear y cotejar los datos sobre extracciones. Por ende, esta aplicación será un gran avance para transparentar la gestión del agua en el país, con base a las mediciones entregadas directamente por los titulares de los derechos.

Como ya se mencionó, este nuevo sistema procura responder a los cuestionamientos históricos que ha recibido la DGA al no contar con toda la información sobre el registro, la asignación y la gestión de los derechos de aguas en el país. No obstante, estas críticas dejan entrever que el conocimiento público sobre la gestión del agua es aún insuficiente.

 

Acción debe ir de la mano de la participación ciudadana

En ese sentido entendemos que los desafíos son aún mucho mayores para la DGA. Esto significa que no sólo se trata de la entrega de datos e información a la ciudadanía, sino también de lograr que se dispongan de formas en que ésta pueda utilizarla y explotarla en su beneficio directo. Actualmente dichos datos están contenidos principalmente en estudios, y estos no consideran un enfoque segregado ni localista de la información, que permita la aplicación o uso de la misma. Esto podría permitir una mejor comprensión y  uso de ella por quienes más la necesitan. Esta problemática es sólo un ejemplo de la desvinculación entre las funciones de los Servicios Públicos y las personas para las cuales sirven dichos Servicios.

Para prevenir o reducir la desconexión con la ciudadanía, es fundamental escuchar a la gente, atender y solucionar los reclamos de manera empática, comprometida y enfocada en sus necesidades.

Por otra parte, las plataformas y los sistemas de información creados como parte de estos compromisos, y que buscan promover la transparencia y el acceso a la información pública; no cumplirán su esencia si no son complementados con el involucramiento ciudadano.

Por último, podemos asegurar que la experiencia adquirida en la implementación de estos compromisos, refuerza la idea que los mayores esfuerzos tendientes a fomentar en las personas los principios de co-creación, transparencia y participación, deben ser generados desde el Estado. Así se asegurará el aumento en la cooperación entre el gobierno y las organizaciones civiles, validando de esta forma, la construcción del verdadero camino que permita mejorar la calidad de vida de las personas.