Foto: Desigualdad en la distribucion del agua, Lima, Peru - Guillermo Gutierrez - Finalista de WIN photo competition 2020

Poniendo la integridad y la responsabilidad al centro de la respuesta del gobierno al COVID-19, especialmente en el sector del agua

COVID-19 e Integridad del Agua: 4 medidas para avanzar

Publicado por Water Integrity Network, WaterAid, IRC WASH, GWP, SIWI, IWMI, Water Witness International, End Water Poverty, Shahidi wa Maji, y PNE Benin, BAWIN, y Sanitation and Water for All, con la contribución de Sareen Malik, Coordinador y Secretario de la Junta de la Red Africana de la Sociedad Civil sobre Agua y Saneamiento, y Robert Gakubia, Director General de la Junta de Regulación de los Servicios de Agua, Kenya.

 

La crisis del COVID-19 ha aumentado considerablemente la vulnerabilidad de los millones de personas cuyos derechos humanos al agua y al saneamiento no se han hecho realidad

La pandemia COVID-19 ha revelado la cruda realidad de las personas que todavía no tienen acceso a suministros fiables de agua limpia, y no tienen casas decentes en las que puedan aislarse de la infección con seguridad. Hay dos mensajes sobre cómo minimizar la propagación del Coronavirus: mantener la distancia con otras personas, y lavarse las manos con agua y jabón frecuentemente.

“Lavarse las manos es un acto tan simple, y sin embargo un paso tan esencial para detener la transmisión de enfermedades infecciosas y salvar vidas”
-Oliver Schmoll, Director del Programa de Agua y Clima del Centro Europeo de Medio Ambiente y Salud de la OMS en Bonn, Alemania.

Sin embargo, a nivel mundial, una de cada tres personas no tiene acceso al agua potable y casi la mitad de la población no tiene acceso a un saneamiento decente, al menos en parte debido a la corrupción y la mala gestión del sector.

 

Gobiernos de todo el mundo intensifican las medidas para frenar las infecciones

Durante esta crisis, muchas personas y organizaciones se han esforzado por llenar las lagunas de los servicios y aumentar la disponibilidad de agua limpia y jabón para lavarse las manos con regularidad, con el fin de evitar una mayor propagación del Coronavirus. Si bien estas respuestas innovadoras, además de la solidaridad, son encomiables, los gobiernos, en su calidad de responsables, tienen el deber de gestionar la crisis, incluso de facilitar el acceso al agua, el saneamiento y la higiene.

Por ejemplo, los gobiernos de varios países han adoptado medidas específicas para suspender o pagar las facturas de agua y/o bloquear las desconexiones para las familias pobres. Y varios países están adoptando medidas para mejorar el acceso al agua potable y el saneamiento para las comunidades vulnerables en particular.

Actualmente, se están invirtiendo miles de millones de dólares en paquetes de emergencia en respuesta a la crisis de COVID, incluso en el sector del agua. Es interesante observar que en Kenya los ingresos de los programas de lucha contra la corrupción del Gobierno se han dedicado a proporcionar agua y otros servicios esenciales a las comunidades vulnerables en esta crisis.

Sin embargo, los gobiernos se enfrentan a enormes dificultades para aplicar rápidamente esas medidas a las poblaciones que carecen de sistemas de agua corriente, tienen condiciones higiénicas deficientes y a menudo no llegan a los proveedores de servicios oficiales. El aumento del acceso ahora -para ayudar a controlar el brote- y de manera sostenible en el futuro, una vez que la pandemia haya remitido, es fundamental y requiere el apoyo internacional, así como la debida atención a la buena gobernanza, la integridad, la rendición de cuentas y la transparencia.

 

Si así es como consigues el agua todos los días… ¿Cómo te distancias físicamente? ¿Tendrás suficiente para tu familia? ¿Tendrás suficiente para lavarte las manos?

Foto: Hossain Ismail, WIN concurso fotográfico, 2011

 

La integridad importa, especialmente en tiempos de crisis

La integridad requiere que los poderes y recursos del Estado se utilicen de manera ética y honesta, en este caso, para servicios de agua y saneamiento sostenibles y equitativos. La integridad tiene cuatro pilares: transparencia, rendición de cuentas, participación y actividades de lucha contra la corrupción. En todo el mundo, la corrupción y la falta de integridad han contribuido a que no se presten servicios a los más vulnerables, han reforzado las desigualdades existentes en el acceso al agua y el saneamiento, han desviado recursos de donde más se necesitan y han reducido la calidad, la disponibilidad y la sostenibilidad de los servicios.

En los últimos decenios se ha realizado una labor considerable para mejorar la rendición de cuentas, la participación y la transparencia en el sector del agua y el saneamiento, y para reducir la corrupción. El reto en esta época de crisis es defender y aprovechar esos avances. Las experiencias pasadas y presentes demuestran que la amenaza es grave y muy real, no sólo en los países con sistemas gubernamentales de rendición de cuentas débiles: la Oficina de Rendición de Cuentas del Gobierno de los Estados Unidos estima que unos 1.000 millones de dólares de los EE.UU. en fondos para respuestas de emergencia se utilizaron indebidamente u obtuvieron de manera fraudulenta después del huracán Katrina. Las autoridades alemanas tuvieron que cerrar temporalmente las subvenciones de respuesta de emergencia de COVID-19 para las pequeñas empresas debido a los enormes riesgos de fraude. Otros utilizan las emergencias para aprovecharse de los débiles y vulnerables.

 

El enfoque adoptado puede exacerbar o reducir los riesgos para la integridad

Para prestar servicios en la crisis de COVID-19, los gobiernos y las agencias estatales, con toda la razón, invocan reglamentos que están diseñados para permitir una entrega rápida ante una emergencia. Sin embargo, la prestación de servicios en condiciones de emergencia puede, ya sea de manera inconsciente o deliberada, abrir la puerta a la corrupción, la falta de integridad y la reducción de las prácticas de rendición de cuentas y transparencia que pueden haberse desarrollado a lo largo de los años.

Según el U4, “ya se ha producido una ola de incidentes relacionados con la corrupción, que ha reducido la transparencia y la rendición de cuentas, así como la propaganda política manipuladora de todo el mundo”. En Brasil, por ejemplo, los informes de los medios de comunicación plantearon preguntas sobre la compra de emergencia del gobierno de mascarillas quirúrgicas a 12 veces el valor de mercado de una empresa vinculada al presidente, a pesar de que otras empresas ofrecían precios más bajos.

Es demasiado fácil, en tiempos de crisis, que los elementos de buena gobernanza se queden en el camino o, de hecho, que la crisis sea utilizada por quienes tienen intereses creados particulares para forzar cambios, no necesariamente por el bien de la población a largo plazo.

Esto plantea entonces la cuestión de qué se puede hacer para garantizar el suministro sostenible de agua y saneamiento a los más vulnerables, tanto en las zonas rurales como en las urbanas, sobre la base de los cuatro pilares de la transparencia, la rendición de cuentas, la participación y la lucha contra la corrupción.

“La lección para nosotros, los responsables del sector WASH, es que debemos crear una nueva normalidad, caracterizada por la “indignación” contra las continuas desigualdades en la prestación de servicios WASH que hacen que los mensajes de salud pública no tengan sentido, pero también exigen que las acciones se basen en la integridad y la responsabilidad entre otros valores.”

– Robert Gakubia, CEO, Junta de Regulación de los Servicios de Agua, Kenya

 

Manteniendo la rendición de cuentas, la transparencia, la participación y la inclusión social durante la respuesta

Hemos destacado algunas medidas para que los gobiernos se aseguren de que la rendición de cuentas y la integridad se mantengan al menos, y, en el mejor de los casos, se mejoren durante y después de esta emergencia; también que formen parte de un programa de cumplimiento de los derechos humanos al agua y el saneamiento para todos.

 

1 – Desarrollar respuestas con las comunidades afectadas:

El desarrollo de mecanismos de respuesta con las comunidades afectadas es inclusivo y reconoce su agencia. Aporta una mayor capacidad para hacer frente a problemas culturales, sociales y religiosos específicos y para satisfacer eficazmente las necesidades de las personas con discapacidad y otros grupos marginados. Se pueden encontrar soluciones creativas para hacerlo a distancia y en idiomas que la gente entienda.

El programa Asivikelane de Sudáfrica constituye un ejemplo notable de cómo las personas de los asentamientos informales vigilan el suministro de agua y los servicios de saneamiento en sus zonas y, de ese modo, hacen que el gobierno rinda cuentas. La información resultante se facilita a los órganos estatales pertinentes para facilitar las mejoras. El instrumento tiene posibilidades no sólo de hacer que el gobierno rinda cuentas durante la crisis de COVID, sino también de seguir adelante en el futuro.

 

Asivikelane Dashboard (South Africa) - example - inclusive WASH responses to covid19
Foto: Captura de pantalla del tablero de mandos de Asivikelane (Sudáfrica)

 

En Etiopía, EthioTelecom ha introducido un mensaje de voz cada vez que se hace una llamada telefónica sobre la prevención de COVID-19.

En el Sudán meridional, la gran mayoría de la población no tiene fácil acceso a Internet, la televisión o los periódicos. Radio Miraya está disponible en más de dos tercios del país, y el 80% de las personas a las que llega la radio la escuchan todos los días. Radio Miraya publica anuncios de servicio público, que incluyen canciones recientemente escritas por artistas populares sobre las mejores prácticas para evitar que un eventual brote se inicie o se extienda, como el lavado de manos y el distanciamiento físico.

Por último, inspirándose en lemiwashmyhands.org, la oficina del UNICEF en Asia oriental y el Pacífico está persuadiendo a los gigantes de la tecnología para que creen un emoji de lavado de manos y ayuden a difundir la importancia del lavado de manos en los años venideros. Los científicos Nasim Lotfinejad, entre otros, afirman que los emojis de la higiene de las manos pueden reforzar la prevención y el control de las infecciones en diferentes aspectos, como la sensibilización sin barreras lingüísticas.

 

2 – Mantener normas de transparencia en la contratación pública de emergencia:

Los organismos gubernamentales deben divulgar públicamente información sobre las adquisiciones de emergencia, incluida la cantidad (unidad y precio total) de dinero que se gasta, para qué (bienes y servicios se adquieren) y a quién (población destinataria y necesidad), cómo (procedimiento de adquisición utilizado) y a quién va (contratista).

Las medidas de emergencia deberían incluir mecanismos de denuncia para informar sobre la corrupción, el uso indebido y otras malas prácticas. Si bien, las denuncias del público pueden ser muy eficaces contra la mala conducta en la prestación de servicios de primera línea, las denuncias del personal son fundamentales para detectar irregularidades en los procesos administrativos, incluidas las adquisiciones, los pagos y la contabilidad. Por ello, es fundamental que las instituciones públicas cuenten con una sólida protección de los denunciantes de irregularidades. Dado que los centros de atención al cliente pueden estar cerrados debido a la situación de reclusión, deben ofrecerse canales alternativos para asegurar la comunicación entre servicios públicos y usuarios, como por ejemplo: sitios web, redes sociales, etc.

 

3 – Establecer un grupo de trabajo de supervisión nacional para la integridad y la responsabilidad en la respuesta de COVID-19:

Compuesto por expertos de organismos anticorrupción y de rendición de cuentas (incluidas las investigaciones, las adquisiciones, las auditorías, los perros guardianes de la sociedad civil) e instituciones del sector (salud, agua, asuntos económicos), dicho organismo puede supervisar las asignaciones presupuestarias, vigilar las señales de alerta en su utilización y poner en marcha investigaciones especiales y auditorías en tiempo real, según sea necesario, e informar al público al respecto.

Este grupo de operaciones también debería:

  • Seguimiento y supervisión de las transferencias de efectivo del gobierno a los proveedores de servicios
  • Seguimiento y supervisión de las transferencias de efectivo del gobierno a los hogares (apoyo universal frente a apoyo específico a los hogares vulnerables, cómo se seleccionan, condiciones específicas)
  • Hacer un seguimiento y vigilar la forma en que los proveedores de servicios invierten recursos adicionales (por ejemplo, transferencias de efectivo del gobierno, donantes, etc.) para mejorar los servicios

El grupo de operaciones también debería supervisar las importantes inversiones financieras que hagan los donantes y los asociados para el desarrollo en la mejora del acceso al agua y las instalaciones del lavado de manos. Se debería hacer un seguimiento de la utilización de esos fondos y asumir un claro compromiso de ofrecer soluciones sostenibles y asequibles.

Después de la fase de emergencia aguda, las medidas de respuesta deben estar sujetas a las normas y procesos de información, auditoría y examen públicos, y a otras operaciones gubernamentales. Esto incluye asegurarse de que las instituciones de auditoría, otros órganos de supervisión e instituciones del sector (incluidas sus funciones de auditoría interna y cumplimiento) cuenten con los recursos adecuados para llevar a cabo auditorías adicionales, realizar exámenes y elaborar informes diligentes.

 

4 – Tomar medidas contra el surgimiento de nuevos carteles de agua en el suministro de emergencia:

Deberían establecerse sistemas para evitar que se creen nuevos carteles o que los carteles existentes tomen el control de los acuerdos de suministro de agua de emergencia. Esos sistemas podrían incluir el rastreo por GPS y la identificación de los camiones cisterna, mecanismos de denuncia, la distribución generalizada de información sobre tarifas/disponibilidad gratuita de agua y la rotación de los conductores de camiones cisterna. Siempre que sea posible, el gobierno debe colaborar con proveedores informales de agua para mejorar el servicio que prestan y para lograr mayor transparencia y rendición de cuentas en su prestación de servicios.

 

 

Los sistemas sólidos de agua y saneamiento son la primera línea de defensa y el camino hacia la resistencia a las crisis, las pandemias y el cambio climático. La corrupción y la falta de integridad en el sector del agua y el saneamiento socavan esos sistemas y los derechos humanos al agua y el saneamiento. Hacemos un llamado a los gobiernos de todo el mundo para que garanticen que el sector del agua se convierta en una isla de integridad, durante y después de esta crisis, a partir de hoy.